Amador y Alexander Fernández con su equipo, junto con el embajador ruso en Madrid.

Loading Image